Aunque algunos pacientes que sufren de este problema puedan percibir una mejoría en el flujo de aire por la corrección de alguna alteración anatómica, los factores responsables de los síntomas de estos pacientes (polvo, frío, olores, etc) deberán ser controlados y la enfermedad manejada con medicamentos para que se produzca un mayor bienestar futuro.