Mediante el uso de sustancias químicas diversas se busca corregir las alteraciones de pigmentación o irregularidades de superficie generadas a partir de las capas más superficiales de la piel.
De acuerdo al tipo de procedimiento realizado, a la calidad de los tejidos del paciente y a los hábitos de vida del mismo los resultados permanecerán durante un período de tiempo variable, 10 años o más en los buenos casos y 3- 4 años en pacientes con algún factor que determine una evolución menos favorable.